Alcalá de Henares.

Situada a 30 kms. de Madrid, Alcalá de Henares fue importante núcleo urbano en la época romana, asentada sobre un antiguo pueblo íbero. Las labores de excavación que prosiguen hoy en día nos permiten conocer cada vez mejor su historia romana.

Tras la dominación musulmana, de cuya lengua Alcalá toma su nombre, que significa castillo, a partir del siglo XII se convirtió en señorío y residencia habitual de los poderosos arzobispos de Toledo, que la amurallaron y engrandecieron.

En 1499, hace cinco siglos, el Cardenal Cisneros decide fundar una Universidad que convierte a Alcalá en más importante foco intelectual de España en ese momento. La UNESCO la declara Patrimonio de la Humanidad en reconocimiento a que Alcalá fue la primera ciudad universitaria planificada como tal que hubo en el mundo. declaración alcanza no solamente al patrimonio histórico-monumental, sino a la trascendente significación cultural que tuvo la ciudad.

La sede principal de universidad era el Colegio Mayor de San Ildefonso que tiene una admirable fachada plateresca. El conjunto es un auténtico museo de escultura al aire libre y en él se plasma el espíritu del Renacimiento.

La biblioteca guarda una de las joyas de la tipografía universal. Cardenal Cisneros, creador de Universidad, decide editar una Biblia con cuatro versiones: latín, griego, hebreo, y arameo.

La Universidad impulsó la gran expansión artística y cultural durante Renacimiento que culminaría en el Siglo de Oro. En el paraninfo, que conserva toda su decoración original, se celebraban los exámenes de acceso al doctorado. Hoy, convertido en Salón de Actos, es el lugar donde se entrega el premio Cervantes de Literatura, más importante de la lengua castellana.

La creación de la Universidad supuso un desarrollo urbano a partir de la Edad Media donde convivían pacíficamente judíos, musulmanes y cristianos.

La Iglesia Magistral-Catedral está realizada en un estilo gótico tardío. Prueba del poderío religioso es el palacio-fortaleza arzobispal, edificado en el siglo XIII, lugar de residencia de arzobispos y monarcas. Junto a él, formando uno de los más bellos rincones arquitectónicos, el convento de las Bernardas. iglesia, de planta ovalada, está cubierta por una gran cúpula elíptica, única en España.

Alcalá conserva numerosos colegios, conventos, y otros edificios de interés para su visita. Uno de los lugares más atractivos es pasear por su calle Mayor. Desde el siglo XIII fue la calle comercial por excelencia, razón de que se encuentre porticada. En ella encontraremos la casa natal de Miguel de Cervantes, autor del universal Don Quijote de Mancha, o el Hospital de Antezana, fundado en 1485 y que aún hoy conserva su función.

La ciudad mantiene una intensa y atractiva vida cultural que se desarrolla en un marco incomparable. Alcalá de Henares, ciudad de las letras y las ciencias durante el Renacimiento y el Siglo de Oro, de cuyo esplendor da testimonio un amplio, admirable y único patrimonio histórico-monumental