En la imagen, podemos ver uno de los pasillos de un supermercado. Normalmente, estos están organizados en secciones por tipo de productos: limpieza, latas, productos frescos, lácteos, embutidos, congelados, etc.

En este caso, observa un pasillo largo y sin gente. Seguramente el supermercado acaba de cerrar o quizás, todavía no ha abierto. En España los supermercados suelen abrir entre 9 y 10 de la mañana, y cierran entre 8 y 10 de la noche. Cada vez son más los supermercados que extienden su horario por la tarde-noche, para adaptarse a los horarios de salida del trabajo de la gente.

A la derecha del pasillo, en primer plano, observan una serie de latas muy bien apiladas, esto es, unas encima de las otras. El contenido de las latas no está claro, aunque por los carteles y anuncios parece que contienen leche para niños. En ese mismo lado del pasillo, más atrás observan más cajones con otros productos, difíciles de distinguir. Lo que sí está muy claro, y muy a la vista, son los carteles con los precios. Son grandes y llamativos, por lo que casi seguro estén anunciando promociones del tipo “lleve dos por el precio de uno” o “descuento especial”. Todos los carteles tienen fondo amarillo y los precios en rojo. En algunos lee muy claramente la palabra “oferta” en uno de los laterales.

En el lado izquierdo del pasillo, encuentran los productos típicos de la sección de “limpieza y productos del hogar”. En primer plano distinguen varios envases grandes con algún tipo de detergente para lavadora, o lavavajillas. Podría incluso tratarse de un champú para el pelo o quizás un gel de baño o ducha. Son botellas de 1 o 2 litros que contienen un producto de color azul.

Detrás de las botellas se distinguen envases de papel higiénico, rollos de papel de cocina, etc. Están también colocados unos sobre los otros de forma ordenada. Los paquetes están directamente colocados sobre unas plataformas bajas para ganar espacio.

También en el lado izquierdo del pasillo, justo después de los rollos de papel, se puede ver un carro para hacer la compra. Los supermercados ponen a disposición de los clientes estos carros para facilitarles la compra. Para poder utilizarlos, en España es necesario insertar una moneda de 1 euro en una ranura que tienen en su parte frontal. Tras el uso del carro, éste devuelve al lugar dónde éstos están aparcados, y una vez recolocado se recupera el euro.

En la parte derecha del pasillo, hacia el centro del mismo, ven unas estanterías con zapatos de mujer. Más atrás, se distinguen algunas prendas de ropa interior de mujer. Parece por tanto que más o menos a mitad del pasillo comienza la sección de ropa y complementos.

El supermercado goza de gran colorido. Incluso está decorado con globos de colores para llamar la atención del cliente y darle un ambiente más festivo.

El supermercado está muy bien iluminado. Tiene grandes lámparas distribuidas por todo el techo, que parecen estar colgadas de la estructura metálica que sustenta el techo. En la parte central del pasillo, puede ver un gran cartel promocional colgado del techo. Aparece una mujer con su hija en una actitud cariñosa.

Parece un supermercado grande. El suelo está muy limpio. Los dependientes del establecimiento han hecho un buen trabajo pues el aspecto general es muy atractivo para el cliente.