En capítulo estudiaremos cómo nos podemos referir en español a personas concretas por su nombre (nombre y apellidos). En España las personas tienen un nombre de pila seguido de dos apellidos (al contrario de lo que ocurre en la mayoría de los países en los que sólo hay un apellido). El primer apellido de los españoles suele ser el primer apellido del padre, y el segundo apellido de los españoles suele ser el primer apellido de la madre. La legislación actual permite registrar a una persona cuando nace con el orden de los apellidos invertidos (madre y padre en lugar del orden habitual padre y madre) pero casi nadie utiliza esta opción. Además, el nombre de pila de una persona puede ser compuesto y es habitual que sean dos nombres como “Juan Carlos”, “José Carlos”, “Juan Luis”, “José Pablo”, … Pero pueden llegar a ser más. Por ejemplo, nuestro rey actual se llama “Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón-Dos Sicilias” su nombre de pila es hasta el de (Juan Carlos Alfonso Víctor María) (note que en ocasiones un varón puede llevar en su nombre compuesto María que es habitualmente un nombre de mujer); su primer apellido es “de Borbón” y su segundo apellido “y Borbón-Dos Sicilias”. Cuando los españoles salimos al extranjero es normal que personas de otras nacionalidades tengan problemas en separar nuestros nombres entre el nombre de pila y el apellido (apellidos, puesto que son dos).

Para referirnos a alguien normalmente se suele usar su nombre de pila si no puede haber confusión con otra persona del mismo nombre y nos encontramos en un ambiente informal. Por ejemplo, si estamos contando que me he encontrado a un amigo que se llama César (César no es un nombre muy extendido en España) podría decir

- ¿Sabes? mañana me he encontrado con César y me ha dicho que …

Sin embargo, si me encontré a Antonio (que sí es un nombre muy popular), entonces tendré que especificar algo más (normalmente se usa el primer apellido).

- ¿Sabes? mañana me he encontrado con Antonio Camacho y me ha dicho que …

Por supuesto dos frases anteriores suponen que el oyente conoce a César o a Antonio Camacho. Si no los conoce, simplemente se utiliza un nombre común (en contraposición al nombre propio)

- ¿Sabes? mañana me he encontrado con un amigo y me ha dicho que …

Para referirse a personas en un entorno más formal se utiliza el nombre con sus apellidos (uno o dos, dependiendo de cuál sea la forma más extendida de referirse a él):

- Salvador Allende fue presidente de Chile de 1970 a 1973

- El presidente de España entre 2004 y 2008 fue José Luis Rodríguez Zapatero

En un entorno aún más formal se utilizan el Don/Doña y el Señor/Señora/Señorita (delante de Señor, Señora y Señorita se utiliza el artículo definido). Al utilizar Don y Doña tenemos que utilizar el nombre de pila con el Señor, Señora o Señorita, no. Las abreviaturas de Don es D., de Doña es Dª., de Señor es Sr., de Señora es Sra., de Señorita es Srta. Los siguientes ejemplos ilustran el uso de palabras:

- Buenas tardes, ¿podría hablar con Don Justo Sánchez? (no se puede decir con Don Sánchez)

- Buenos días, querría hablar con Doña Amalia López Barrios (no se puede decir Doña López Barrios)

- ¿El Señor Justo Fernández? Por favor.

- ¿El Señor Fernández? Por favor.

- ¿Es Vd. la Sra. López Barrios?

Señorita se emplea con chicas jóvenes que aún no se han casado (cuando se casan pasan a ser Señoras). Si no sabemos si una mujer joven está casada o no, es mejor llamarla de Señorita.

- La Srta. Fernández de su departamento me dijo que podría devolver mi compra sin problema.

Cuando las mujeres se casan puede emplearse el Señora seguido del apellido de su marido precedido de “de”. Por ejemplo, supongamos que la Srta. Fernández se casa con D. Justo Sánchez. En su nuevo estado se le puede llamar Sra. Fernández o Sra. de Sánchez. Aún siendo correcta, última forma apenas se utiliza hoy en día.

Si no sabemos el nombre de la persona en cuestión, nos referiremos a él simplemente con señor, señora, o señorita. Por ejemplo,

- Perdone, señorita, me podría ayudar.

Note que se escribe señorita con minúsculas puesto que le falta el nombre propio que le sigue.

Señorito no se utiliza para referirse a personas (“el Señorito Justo Fernández”) puesto que queda como muy antiguo, y tampoco se utiliza la palabra Doctor salvo para médicos (“El Doctor Fernández me visitó mañana”).

Si queremos llamar a alguien del que no conocemos su nombre o no importa en la historia que estamos contando, podemos utilizar los nombres Fulano, Mengano y Zutano (y en orden). También se pueden usar sus diminutivos (Fulanito, Menganito, Zutanito). Si deseamos llamar a la persona por nombre y apellido se utiliza “Fulano de Tal”. Por ejemplo,

- No me gusta que andes con Fulanito.

- Cuando pasé lista empecé por el principio Fulanito, Menganito, … y luego me di cuenta que no estaban en orden alfabético.

- La azafata pidió a un Fulanito de Tal que la acompañara.

Resumen

En general, en español se utiliza el nombre de pila de una persona para referirse a ella si estamos en un entorno informal. Se le pone un apellido o dos si puede haber confusión pero estamos todavía hablando informalmente o si hablamos formalmente. Si debemos referirnos a ella aún más formalmente utilizamos los distintivos Don (y su femenino) o Señor (y sus femeninos). El Doctor sólo se utiliza para los médicos.