(?)  Printable version

Muchos estudiantes de español no saben bien cuándo utilizar gran o grande, primero o primer. Gramaticalmente se dice que gran es la apócope de grande, su “versión corta” por así decirlo.

Se pueden apocopar los siguientes adjetivos:

- y ninguno que a ser algún y ningún

- bueno y malo que se quedan en buen y mal

- primero, tercero, y postrero pasan a primer, tercer, postrer

- santo se en san

- grande pasa a gran

tomar como general que normalmente sólo se puede apocopar cuando el adjetivo está en masculino, singular y delante del sustantivo. De hecho, normalmente si se puede, se debe apocopar. Veamos ejemplos de cómo se usan y cómo no se pueden usar:

- alguno y ninguno: hombre alguno o algún hombre, árbol ninguno o ningún árbol. Como estamos obligados a apocopar no podemos decir ninguno árbol.

- bueno y malo: un hombre bueno o un buen hombre; un sueño malo o un mal sueño.

- primero, tercero, y postrero: el capítulo primero o el primer capítulo, el tercero del mes o el tercer domingo del mes. Hay palabras que con su apócope un concepto por sí mismo (primer plato, no se puede decir plato primero; Tercer , no Reich …)

- santo: santo se acorta por san con los nombres de santos concretos. Así, no se dice Santo José sino San José. Hay algunas como Santo Tomás o Santo Domingo. Cuando santo es una cualidad no se apocopa: un varón santo o un santo varón.

- grande: un grande o un gran edificio. Grande también se puede apocopar en femenino: una gran fiesta.

Buen, mal, gran, y san deben preceder inmediatamente al sustantivo: buen caballero, mal pago, gran fiesta, San Antonio, el apóstol San Pedro. No podría decirse: mal, inicuo, inexcusable proceder; gran opíparo banquete. Los demás adjetivos susceptibles de apócope permiten otro adjetivo en medio: algún contratiempo, el primer infausto acontecimiento. Pero cuando al adjetivo sigue una conjunción, no se puede acortar: el primero y más importante capítulo.